Un pelo más de la zorra

Todas las noticias

Un pelo más de la zorra

Guido Bass. Parroquia Sta. Rita, sur de Quito-Ecuador.


Por delito fiscal y blanqueo

La Audiencia de Madrid reabre la causa contra el párroco de San Ginés


Una familia le denunció a él y a su hermano por ingresar en Suiza lo obtenido por una expropiación

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2016/11/15/religion-iglesia-espana-la-audiencia-de-madrid-reabre-la-causa-contra-el-parroco-de-san-gines-por-delito-fiscal-y-blanqueo-de-14-millones.shtml

 


 Resultado de imagen de obispos clero

Como esta noticia, abundan en el diario accionar eclesiástico, lo que pasa es que no salen a la luz y si salen es ya por saciedad.

Siempre hay un grupo de trepas, aduladores, arribistas –crápulas- que son los favoritos de los epíscopos, lucran privilegios sobre privilegios y viven faraónicamente. Son los caniches falderos de su pastor.

 Hacen mutis de las enseñanzas y vida ejemplar del Santo Padre Francisco y son una flagrante burla a su testimonio de vida austera y ejemplo de creer en al Evangelio de Jesucristo.

Los encontramos en todas las circunspecciones eclesiásticas, soy testigo de esto. Son una comuna de moscas que aletean en torno a su ‘Epíscopo-ídolo’, por los beneficios y dádivas que mutuamente se intercambian y, diga lo que se diga o más aún se demuestre de ellos, - de su escandalosa conducta desviada sexual, de su avaricia y malos tratos a su comunidad, de su despotismo e inoperancia etc-  jamás habrá oídos para los ‘calumniadores y difamadores’ que se ‘atreven’ a desnudarlos, tamaña osadía que se paga con el ostracismo, la denigración, las penas eclesiásticas, hostigamiento, la persecución y hasta casarlo en el insignificante oficio eclesiástico al que se lo destinó, si se tratase de un clérigo.

Allí están los que doblan el espinazo ante su epíscopo, besan y lamen sus manos y más partes, ultra conservadores de negrito total sotana y alzacuello, pues les conviene mantener el status quo, son el grupo de choque y la loza que impide el compromiso evangélico, pues no les interesa una Iglesia de salida ni Hospital de campaña, están en su ‘cielo’ de la Iglesia sociedad perfecta: autoritarios, déspotas, ambiciosos y acaparadores.

Su jefecito cada vez más los promociona, ahora rector de esta y de esta otro Unidad educativa, tomo otra más por tu ‘leal conducta dadivosa’, -aunque no tengas ni título académico, pues yo soy tu valedor; y al diablo con los otros que no son del ‘brillante y generoso grupo de trepas’. Pero también presidirás tal comisión y te promuevo a una ‘vaca bien gorda’ (parroquia de buenos recursos). Te envío de representante nacional a tal Congreso eclesiástico en aquel país o a tal Encuentro transoceánico. De doy tal capellanía en esta otra institución por tu ‘sanísima doctrina y ejemplar vida’.  Ven a la curia que te constituyo en mi vicario de hecho y sigue cosechando privilegios sobre privilegios. Y como Abrahán te seguiré dando y dando más, ‘por tu fe’.   Olvídate de donde te sacaron y de sus miserables orígenes, pues se debe cumplir ahora sí el evangelio para que estés entre los primeros   –así me parece escuchar a su ahora acaudalado jefe-.

 

Este conocido, temido y obedecido gueto, por los que aspiran a tanto ‘bienestar’, son los que tienen el tinglado en sus dedos, hacen y deshacen sus ‘grandes maravillas’ y todo queda en el silencio cómplice. Pero los que creemos en Cristo y lo adoramos no los tememos, ni los seguimos. Preferimos la exclusión, la denigración y el ostracismo episcopal, ser fieles a Cristo y al Pueblo de Dios y no a un manido y ultra poderoso grupúsculo.

Y la cosa va para más: son promovidos a reverendísimos, vacas sagradas, cuyo mugido es orden de mando, y están en las ternas para excelentísimos y por obra de un súper espíritu - que habita en las nunciaturas-  llegan a la cúspide piramidal. Y así se repite la sagrada historia: vulpes pilum mutad non mores.