Tamaña barbarie yihadista

Todas las noticias

 

Raptar niños para traficar con sus órganos: el nuevo negocio de los yihadistas

Almudena Martínez-Bordiú
17 noviembre, 2016

ninos-siria

El número de secuestros de menores registrados en las últimas dos semanas en Idlib, al noroeste de Siria, ha sido de 15 niños. Se trata del nuevo negocio de los miembros del ISIS, el tráfico de los órganos extraídos a los niños raptados a plena luz del día.

Los miembros del autoproclamado Estado Islámico han encontrado una nueva forma de lucrarse. Se trata del tráfico de los órganos extraídos a los niños raptados a plena luz del día en la ciudad de Idlib, al noroeste de Siria.

Según informa la agencia Asia News, las familias que habitan en la ciudad y en los pueblos de la periferia-Kafaruma, Jidar, Yakfalun, Atma, Jissr el Shughur y Al Fukayea- viven aterrorizados.

La ciudad de Idlib ha registrado un aumento notable del número de niños raptados o retenidos por grupos de yihadistas. Cabe señalar que el número de secuestros de menores registrados en el curso de las últimas dos semanas ha sido de 15 niños, lo que significa que al día desaparece un niño “de la nada”.

En Kfarbatikh, explica Asia News, se han realizado dos intentos de secuestro, que no se han llevado a cabo gracias a la rápida reacción de los habitantes, que fueron alarmados por los gritos de auxilio. Sin embargo, los raptores lograron escapar dejando libres a sus presas. Diversa fue la suerte de Mohammad Ibrahim Yasser, un adolescente de 14 años raptado en Maarat El Naaman, delante de la casa de sus padres, en la tarde del pasado martes.

Los niños, que en Oriente Medio normalmente juegan en las calles cerca de sus casas, se han visto obligados a renunciar a estas costumbres. Padres y familias de los alrededores de Idlib intentan evitar que sus hijos salgan de sus casas, son cada vez menos los niños que van a la escuela.

Muchas de estas familias, que se establecieron alrededor de Idlib para escapar del asedio de los yihadistas, se desplazan ahora hacia la ciudad de Hama, considerada más segura en lo que se refiere a los “secuestros” y donde el tráfico de órganos no se ha expandido.

Cabe señalar que han aumentado las advertencias de las autoridades dirigidas a los padres para que vigilen a sus hijos menores, que corren el riesgo de ser secuestrados para el tráfico de órganos. Instan a no dejar salir a los menores de  casa y si lo hacen deben estar acompañados.

www.infovaticana.ccom