Pasos hacia la plena unidad con los lefebvrianos: confesar y presenciar matrimonios

Todas las noticias

Curas lefebvrianos en el Vaticano


Recuerda que "la situación canónica de la Fraternidad continúa siendo objetívamente ilegítima"

El Papa autoriza a los sacerdotes lefebvrianos a confesar y celebrar matrimonios de sus feligreses

El Vaticano recomienda que un sacerdote diocesano "asista" al clérigo de San Pío X durante el sacramento

Jesús Bastante, 04 de abril de 2017 a las 15:50
El Ordinario puede conceder directamente las facultades necesarias a un sacerdote de la Fraternidad que celebrará también la Santa Misa, advirtiéndole de la obligación de hacer llegar cuanto antes a la Curia diocesana la documentación del matrimonio
Actos lefebvrianos en la catedral de Buenos Aires/>

Actos lefebvrianos en la catedral de Buenos Aires

  • Bernard Fellay, líder de los lefebvrianos 

(J. Bastante/RV).- Un paso más hacia el regreso de los lefebvrianos, una nueva concesión de Roma. Si el Papa Francisco ya permitió a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X confesar durante el Año de la Misericordia, ahora prolonga esta opción, a la que suma la posibilidad de "asistir a los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad".

Así, en una carta enviada por la Comisión Ecclesia Dei a los obispos, con fecha de 24 de marzo, se hace referencia a las iniciativas que se están llevando a cabo para conseguir la plena comunión con la Iglesia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En este marco, se lee en la carta, "el Santo Padre ha decidido conceder a todos los sacerdotes del mencionado Instituto las facultades para confesar válidamente".

En todo caso, y "para tranquilizar la conciencia de los fieles", el texto recuerda que "la situación canónica de la Fraternidad S. Pío X continúa siendo, por ahora, objetivamente ilegítima". No obstante, el Papa "ha decidido autorizar a los Reverendísimos Ordinarios a que concedan las licencias para asistir a los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad", con algunas indicaciones específicas.

Entre ellas, delegando a un sacerdote diocesano para "asistir a los matrimonios" durante la celebración del Sacramento. La misa, "después, la celebra un sacerdote de la Fraternidad". "Allí donde ello no sea posible o no haya sacerdotes de la Diócesis que puedan recibir el consentimiento de las partes, el Ordinario puede conceder directamente las facultades necesarias a un sacerdote de la Fraternidad que celebrará también la Santa Misa", añade.

La carta concluye confiando en que, con esta apertura, "no sólo se podrán remover los escrúpulos de conciencia de algunos fieles unidos a la FSSPX y la falta de certeza sobre la validez del sacramento de matrimonio, sino que al mismo tiempo, se avanzará hacia la plena regularización institucional".

 

 

A continuación el texto completo de la Carta:

Eminencia:

Excelencia Rev.ma:

Como Ud. sabe, desde hace algún tiempo se están realizando encuentros e iniciativas para conseguir la plena comunión con la Iglesia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En concreto, recientemente el Santo Padre ha decidido conceder a todos los sacerdotes del mencionado Instituto las facultades para confesar válidamente (cf. Carta Apostólica Misericordia et misera, n. 12), asegurando la posibilidad de que la absolución sacramental de los pecados por ellos administrada sea recibida válida y lícitamente.

En la misma línea pastoral, que pretende tranquilizar la conciencia de los fieles -no obstante, que la situación canónica de la Fraternidad S. Pío X continúa siendo, por ahora, objetivamente ilegítima- el Santo Padre, a propuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Comisión Ecclesia Dei, ha decidido autorizar a los Reverendísimos Ordinarios a que concedan las licencias para asistir a los matrimonios de fieles que siguen la actividad pastoral de la Fraternidad, según las siguientes indicaciones.

Siempre que sea posible, el Obispo delegará a un sacerdote de la Diócesis para asistir a los matrimonios (o bien, a un sacerdote de otra circunscripción eclesiástica con las debidas licencias) recibiendo el consentimiento de los cónyuges durante la celebración del matrimonio que en la liturgia del Vetus Ordo se realiza al inicio de la Santa Misa. Ésta la celebra, después, un sacerdote de la Fraternidad. Allí donde ello no sea posible o no haya sacerdotes de la Diócesis que puedan recibir el consentimiento de las partes, el Ordinario puede conceder directamente las facultades necesarias a un sacerdote de la Fraternidad que celebrará también la Santa Misa, advirtiéndole de la obligación de hacer llegar cuanto antes a la Curia diocesana la documentación del matrimonio celebrado.

Este Dicasterio confía en Su colaboración con la convicción de que con estas indicaciones no sólo se podrán remover los escrúpulos de conciencia de algunos fieles unidos a la FSSPX y la falta de certeza sobre la validez del sacramento de matrimonio, sino que al mismo tiempo, se avanzará hacia la plena regularización institucional.

El Sumo Pontífice Francisco, el 24 de marzo de 2017, en la audiencia concedida al Cardinal Presidente, ha aprobado la presente Carta y ha ordenado su publicación.

Dada en Roma, en la Sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 27 de marzo de 2017.

Gerhard Card. Müller

Presidente

 

Guido Pozzo

Arzobispo tit. de Bagnoregio

Secretario

 www.religiondigital.com