Papa Francisco: La mujer es poesía, hace hermosa la tierra

Todas las noticias

Francisco: “Sin la mujer no hay armonía en el mundo”

El Papa en Casa Santa Marta: «La funcionalidad, hacer cosas, no es su objetivo», ella es «poesía», hace hermosa la tierra, por lo que explotarla «destruye» el planeta 

Francisco: “Sin la mujer no hay armonía en el mundo”


Pubblicato il 09/02/2017
Ultima modifica il 09/02/2017 alle ore 12:42
CIUDAD DEL VATICANO

Hace que el mundo sea más bello. En el planeta tierra, «sin la mujer, no hay armonía». Palabra de Papa Francisco, que en la homilía de la misa matutina de hoy, 9 de febrero de 2017, celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, reflexionó sobre la figura femenina a partir de la Creación. 

El Pontífice recorrió los pasajes del Génesis: Dios plasma a todo tipo de animales, pero el hombre no tiene una compañera, «estaba solo», por lo que el Señor le quita una costilla y crea a la mujer, que el hombre identifica como carne de su carne. Pero «antes de verla, la había soñado: para comprender a una mujer es necesario primero soñarla», afirmó Papa Bergoglio. 

 Después, el Pontífice indicó: «Muchas veces, cuando nosotros hablamos de las mujeres», las describimos de manera funcional: «Pero, la mujer es para hacer esto». Por el contrario, la mujer transmite una riqueza que el hombre no tiene: la armonía de la Creación. Porque «cuando no está la mujer, falta la armonía. Nosotros decimos, hablando, pero esta es una sociedad con una fuerte actitud machista, y esto, ¿no? Falta la mujer: “Sí, sí: la mujer es para lavar platos, para hacer...”. No, no, no: la mujer es para traer armonía. Sin la mujer no hay armonía». No «son iguales, no son uno superior al otro: no. Solo que el hombre no trae armonía: es ella. Es ella la que trae esa armonía que nos enseña a acariciar, a amar con ternura y que hace del mundo algo más bello». 

Como indicó la Radio Vaticana, son tres los aspectos sobre los que reflexionó el obispo de Roma: la soledad del hombre, el sueño y el destino de ambos: es decir «una sola carne». Francisco puso un ejemplo concreto: contó que durante una audiencia, mientras saludaba a la gente, le preguntó a una pareja que estaba celebrando los 60 años de matrimonio: «“¿Cuál de los dos ha tenido más paciencia?”. Y ellos, que me veían, se vieron a los ojos (no olvido nunca esos ojos, ¿eh?), luego regresé y me dijeron, los dos juntos: “Estamos enamorados”. Después de 60 años, esto significa una sola carne. Es esto lo que trae la mujer: la capacidad de enamorarse. La armonía en el mundo». 

El Papa subrayó que «muchas veces escuchamos: “No, es necesario que en esta sociedad, en esta institución, que aquí haya una mujer para que haga esto, para que haga estas cosas...”. No, no, no: la funcionalidad no es el objetivo de la mujer. Es cierto que la mujer tiene que hacer cosas, y hace (como todos nosotros) cosas. El objetivo de la mujer es crear armonía, y sin la mujer no existe la armonía en el mundo». Y después denunció: «Explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad: es cierto. Pero explotar a una mujer es mucho más: es destruir la armonía que Dios quiso dar al mundo. Es destruir». Entonces, aprovecharse de una mujer, además de ser «un crimen», es «destruir la armonía». 

Este es «el gran don de Dios: nos ha dado a la mujer. Y en el Evangelio hemos escuchado de qué es capaz una mujer, ¿eh? Es valiente, esa, ¿eh? Salió adelante con valor. Pero es mucho más, mucho más: la mujer es la armonía, es la poesía, es la belleza». Y «sin ella el mundo no sería tan bello, no sería armonioso». Concluyó el Papa: «A mí me gusta pensar (pero esta es una cosa personal) que Dios creó a la mujer para que todos nosotros tuviéramos una madre». 

www.vaticaninsider.it