Papa Francisco: Hay que confesarse de modo concreto y sobrio

Todas las noticias

Francisco: ‘hay que confesar los pecados de modo concreto y sobrio, sin avergonzarse de la propia vergüenza’

Por Fernando Beltrán | 06 junio, 2018

El Papa Francisco abre el Prefacio de la sexta edición del opúsculo “Quien reza se salva”, libro que recoge las oraciones más simples de la tradición cristiana, editado por la Revista Mensual Internacional 30 Días.

El manual con las oraciones más sencilla de la tradición cristiana, ideado por Don Giacomo Tantardi (1946 – 2012) fue publicado por primera vez en 2001 por la Revista “30 Días”. Siguieron otras ediciones, incluyendo una, en 2005 que contenía una introducción firmada por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger. La sexta edición ha mantenido ese texto, que es precedido de una breve reflexión del Papa Francisco.

El Papa comienza recordando la oración de San Ambrosio: “Ven Señor Jesús. Ven a mí, búscame, encuéntrame, tómame del brazo, llévame”. “Esta oración de San Ambrosio – precisa el Pontífice citando la Expositio in psalmum 118 – era muy querida por Don Giacomo Tantardini, la recitaba frecuentemente, nos recuerda su corazón de niño, así su oración es consciente de que es el Señor el primero en tomar la iniciativa y nosotros no podemos hacer nada sin Él”. En el Prefacio, con fecha del 28 de marzo 2018, el Papa Francisco recuerda que “no es un caso que a este librito”, el autor le quiso dar como título una expresión de San Alfonso María de Ligorio. Un librito traducido en las principales lenguas y difundido en centenares de miles de copias en todo el mundo, llegando gratuitamente incluso en muchas misiones católicas extendidas en todos los ángulos del planeta. “El pequeño libro – escribe el Santo Padre – nace de la intuición de Tantardi a pedido de los jóvenes que se convertían al cristianismo”.

Y hoy, los amigos de Don Giacomo lo consideran su regalo más bello. Sobre todo, porque además de las oraciones – afirma el Papa – recoge todo lo que nos ayuda a hacer una buena confesión. Al respecto, el Pontífice cita una frase que este sacerdote repetía frecuentemente en la última parte de su vida: “Quien se confiesa bien se hace santo”.

A partir de esta frase, el Papa Francisco completa el Prefacio con una especie de vademécum para el penitente que se acerca al sacramento de la penitencia. “El punto de partida – puntualiza el Papa – es el examen de conciencia, el dolor sincero por el mal cometido. Seguido de la confesión de los pecados individuales, de modo concreto y sobrio. Sin avergonzarse de la propia vergüenza”. Ya que la vergüenza, afirma el Obispo de Roma, es una gracia que nos impulsa a pedir perdón, al igual que la gracia de las lágrimas, que lava nuestra mirada para ver mejor la realidad.

Por lo demás, como enseña el Evangelio, al Señor le basta un pequeño gesto de arrepentimiento. La misericordia divina, afirma el Papa Francisco, espera paciente el regreso del hijo prodigo, es más, lo anticipa, lo alcanza tocando su corazón, de tal modo de hacer surgir en él, el deseo de poder ser abrazado por su infinita ternura y poder volver a caminar.

“En el confesionario –escribe el Santo Padre– debemos ser concretos en la confesión de los pecados, sin reservas, pero después vemos que es el Señor mismo quien nos tapa la boca, como diciéndonos, está bien así”. Al Señor, señala el Papa, le basta este gesto de dolor, no quiere torturar tu alma, la quiere abrazar. Quiere tu alegría. “Porque Jesús – concluye el Papa – ha venido a salvarnos así como somos: pobres pecadores, que piden ser buscados, encontrados, tomados en brazos, llevados por Él”.

(Renato Martinez, Vatican News)