Papa Francisco y la importancia del silencio

Todas las noticias

DA LAS GRACIAS AL BUQUE CANTABRIA, QUE AYUDA A LOS EMIGRANTES EN EL MAR

Francisco: "El silencio nos prepara y nos acompaña para el encuentro con el Señor en la misa"

"Cuando vamos a la misa, no vamos a un museo, sino a un encuentro vivo con el Señor"

José Manuel Vidal, 15 de noviembre de 2017 a las 10:30
El Papa intercambia su capelo

   
¿Puedo decir que, cuando comulgo en misa, el Señor encuentra mi fragilidad? Sí

(José M. Vidal).- En la audiencia de los miércoles, el Papa Franciscorecuerda que la misa es la oración más sublime y que orar "no es hablar con Dios como papagallos" y exige prepararse "con el silencio". Porque ir a misa "no es ir a un museo". En los saludos, Bergoglio da las gracias a la tripulación del buque español Cantabria, que ayuda a los emigrantes en el Mediterráneo.

Entre los asistentes a la audiencia, el cardenal Blázquez, arzobispo de Valladolid, que, en el saludo al Papa, le comenta algo al Papa, con cara de preocupación y durante más timpo de lo habitual en este tipo de saludos públicos

Lectura del Evangelio de Lucas: "Uno de sus discípulos le dijo: 'Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a los suyos. El les dijo, cuando oréis decid: 'Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino,perdónanos nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en tentación".

Algunas frases de la catequesis del Papa

"Seguimos con la catequesis sobre la misa"

"La misa es oración. Es la oración más sublime"

"Es el encuentro de amor con Dios, mediante su Palabra y el cuerpo y sangre de Jesús"

"¿Qué es realmente la oración? Ante todo, diálogo, relación personal con Dios"

"La gracia mayor es poder expirimentar que la misa es el momento privilegiado para estar con Jesús, con Dios y con los hermanos"

"Rezar es también saber permanecer en silencio"

"En silencio, junto a Jesús"

"A veces, cuando vamos a misa, llegamos cinco minutos antes y charlamos con los que están al lado. No es el momento de hablar, sino del silencio, para prepararse. Momento de recogerse en el corazón, para prepararse al encuentro con Jesús. El silencio es muy importante. No vamos a un espectáculo. Vamos al encuentro con el Señor"



"Lo primero para aprender a rezar es saber decir 'Padre'"

"Si no soy capaz de llamar Padre a Dios no soy capaz de rezar"

"Tenemos que aprender a decir Padre"

"Dios se recuerda de ti y de todos"

"La segunda predisposición es dejarse sorprender"

"Hay que dejarse maravillar"

"¿En la oración, nos dejamos maravillar o pensamos que  la oración es hablar con Dios como los papagallos?"

"Cuando vamos a la misa, no vamos a un museo, sino a un encuetro vivo con el Señor"

"El deseo de renacer. La alegría de recomenzar. ¿Tenemos este deseo?"

"El Señor nos ama incluso en nuestras debilidades"

"El Señor nos perdona siempre y esto consuela"

"¿Puedo decir que, cuando comulgo en misa, el Señor encuentra mi fragilidad? Sí"

"Éste es el ambiente de la eucaristía. Ésta es la oración. Gracias".

Saludo en español

"Saludo especialmente a la tripulación del buque Cantabria, que presta sus servicios en el Mediterráneo en favor de los emigrantes. Gracias, gracias por lo que hacen. Muchas gracias"

Saludo en italiano

Saluda a los Frailes Menores Capuchinos

Saluda a las organización de los enfermos con diabetes y la banda musical de Reggio-Calabria: "Después, quiero escucharos"

Texto íntegro del saludo del Papa en español

Queridos hermanos y hermanas:

En la catequesis de hoy, reflexionamos sobre otro aspecto de la Eucaristía, que es la oración. Rezar es ante todo un diálogo, una relación personal. El hombre ha sido creado para este encuentro con Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, relación perfecta de amor y unidad.

Jesús enseña a sus discípulos a rezar con la oración del "Padre nuestro" y con ella los introduce en el diálogo sincero y sencillo con Dios, animándolos a ir creando en ellos una conciencia filial, sabiendo decir "Padre". También a nosotros nos invita a permanecer con Él, siendo la Eucaristía ese momento privilegiado de unión con Dios y los hermanos.

"Vivir" en esa presencia supone dialogar en silencio, y para ello debemos tener la humildad de reconocernos pequeños, como el niño en brazos de su padre, confiando que todo lo recibimos de sus manos amorosas. Además, se necesita esa capacidad de asombro, como la tienen los más pequeños, para reconocer la presencia de Dios en nuestras vidas, que nos llena de alegría y esperanza para comenzar de nuevo: Dios nos ama a pesar de nuestras debilidades y nos invita al banquete nupcial en el que el Esposo encuentra nuestra fragilidad y la sana, para devolvernos a la unidad originaria de lo que somos: hijos de Dios.

* * *

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a la tripulación del Buque Cantabria que presta su servicio en el Mediterráneo en favor de los inmigrantes. Saludo también a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los animo a acercarse a la Eucaristía para estar con el Señor, para sentarse a su lado y compartir con Él nuestra vida, escuchando su Palabra que hace arder nuestro corazón.

www.religiondigital.com