Papa Francisco, la muerte y el fin del mundo

Todas las noticias

El Papa: pensar en el fin del mundo y en la muerte hace bien

Francisco en Santa Marta: «No es una fantasía fea, es la realidad. Será el encuentro con Dios», la sorpresa de la vida eterna 



Pubblicato il 17/11/2017
Ultima modifica il 17/11/2017 alle ore 14:47
CIUDAD DEL VATICANO

Reflexionar sobre el fin de la propia vida y sobre el fin de la tierra tiene beneficios. La Iglesia invita a hacerlo, porque la muerte marca el encuentro con el Señor. Lo recordó el Papa Francisco durante la homilía de la misa matutina de hoy, 17 de noviembre de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. 

 

El Pontífice comentó el Evangelio de hoy, según indicó la Radio Vaticana, en el que se describe la vida cotidiana de los seres humanos antes del diluvio universal: comen, beben, compran, venden, se casan; pero después llega el día que cambia radicalmente todo. 

 

El Pontífice subrayó: la Iglesia, que es madre, quiere que cada uno de nosotros piense en la propia muerte. Todos nosotros estamos acostumbrados a la normalidad de la vida: horarios, obligaciones, trabajo, momentos de descanso… Y pensamos que será siempre así. Pero un día – prosiguió diciendo el Santo Padre – llegará la llamada de Jesús que nos dirá: “¡Ven!”. Para algunos esta llamada será inesperada, para otros después de una larga enfermedad, no lo sabemos. Pero – añadió Francisco – “¡la llamada llegará!”. Y será una sorpresa. Y después vendrá la otra sorpresa del Señor: la vida eterna. Por esta razón “la Iglesia en estos días nos dice: detente un poco, párate a pensar en la muerte”. 

 

El Papa Francisco describió lo que suele suceder, incluida la participación en el velatorio y el hecho de ir al cementerio, que se ha vuelto una costumbre social. Se va, se habla con las demás personas, en algunos casos también se come y se bebe: es “una reunión más para no pensar”. 

 

“Y hoy la Iglesia, hoy el Señor, con esa bondad que tiene, nos dice a cada uno de nosotros: “Detente, párate, no todos los días serán así. No te acostumbres como si esto fuera la eternidad. Llegará el día en que serás quitado, el otro permanecerá, tú serás quitada, tú serás quitado”. Es ir con el Señor, pensar que nuestra vida tendrá un fin. Y esto hace bien”. 

 

El Pontífice explicó que esto hace bien ante el inicio de una nueva jornada de trabajo, por ejemplo, en que podemos pensar: “Hoy, quizá, sea el último día, no sé, pero haré bien el trabajo”. Y así con las relaciones en la familia o cuando vamos a ver al médico. 

 

“Pensar en la muerte no es una fantasía mala, es una realidad. Si es mala o no es mala depende de mí, de cómo pienso yo. Pero que llegará, llegará. Y ahí se producirá el encuentro con el Señor. Esto será lo hermoso de la muerte. Será el encuentro con el Señor, será Él el que saldrá al encuentro, será Él el que dirá: “Ven, ven, bendito de mi Padre, ven conmigo”. 

 

Y ante la llamada del Señor ya no habrá tiempo para arreglar nuestras cosas. Hacia el final de su reflexión Francisco refirió lo que un sacerdote le confió recientemente: “El otro día he encontrado a un sacerdote, de 65 años más o menos, y tenía algo malo, no se sentía bien… Fue a ver al doctor y me dijo: ‘Mire – después de la visita – usted tiene esto, ésta es una cosa mala, pero quizá estemos a tiempo de pararla, haremos esto, si no se detiene haremos esto otro… y si no se detiene… comenzaremos a caminar y yo lo acompañaré hasta el final’. ¡Bueno aquel médico, con cuánta dulzura dijo la verdad!”. 

 

Del mismo modo también nosotros, exhortó el Papa al concluir su homilía, acompañémonos en este camino, hagamos todo, pero siempre mirando hacia allá, al día en que “el Señor vendrá a buscarme para ir con Él”.  

www.vaticaninsider.it