Paciencia y perseverancia ante la atrevida sobervia

Todas las noticias

Raymond Burke

Agencias

"No existe una figura así en el Derecho Canónico. Es una locura", explica Juan Mari Laboa

Burke amenaza al Papa con hacerle "un acto formal de corrección de un error grave"

Francisco "responde" en la Audiencia invitando a "soportar pacientemente a las personas molestas"

Cameron Doody, 16 de noviembre de 2016 a las 11:12
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2016/11/16/burke-amenaza-con-hacer-al-papa-un-acto-formal-de-correccion-de-un-error-grave-religion-iglesia-vaticano-divorciados-francisco-caffarra-meisner-brandmuller.shtml


Opinión.

Redacción.

De ser verdad esta postura de  este hermano purpurado, lo único que deja ver es que está sangrando por la herida. Hechos ‘príncipes’, por otros de su ultraderechista línea –y por no se qué influencias-,  llevan el complejo de reyes y viven con un cúmulo de privilegios que desdicen totalmente todo Evangelio que dizque dicen defender. Y pesar que de ellos sale el Vicario de Cristo, que temor, que pena que desolación.

Defensores a ultranza del modelo manido y pretérito de la Iglesia como ‘sociedad perfecta’ por todas las prebendas, primaturas y riquezas que cosechan de ella, se oponen con todas sus fuerzas a la Iglesia como ‘Pueblo de Dios’, porque desmitifica su ‘gran figura’, los nivela con sus congéneres, a la par que los pone en evidencia de sus terribles contradicciones y flagrantes insultos a los más desfavorecidos de la sociedad  –que son la gran mayoría- por su escandalosa y suntuosa vida plena de esplendor y boato, tal como han estado acostumbrados hasta la llegada al pontificado del Santo Padre Francisco.

El Papa Francisco tiene suprema y plena potestad para despojarlos de su birrete rojo, en el que se amparan y si se consuma su traición al Vicario de Cristo, falta gravísima, de reducirlos al estado laical. Pero sabemos de la santidad que adorna a nuestro gran Papa Francisco, de su paciencia, tolerancia y misericordia que lo constituyen en el Evangelio viviente de nuestro bendito Salvador, Jesucristo, quien sentencio ‘¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, pues son semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y podredumbre!... por fuera aparecen justos ante los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad (Mateo 23, 27-28)’.