Paciencia y fortaleza sobre todo y a pesar de todo abuso

Todas las noticias

 "¿Hasta cuándo, abusarás de nuestra paciencia?"

Quo usque tandem abutere, Burke, patientia nostra?

"Quiere acabar con el Papado de Francisco"

Redacción, 24 de diciembre de 2016 a las 15:50
Sólo deseo, como cristiano, que el Papa, que ya les ha calado, aguante el tirón. Entrar al trapo sería darles más cancha y servirles de altavoz. El problema es ¿hasta dónde quieren llegar?
El cardenal Raymond Burke, con el Papa Francisco/>

El cardenal Raymond Burke, con el Papa Francisco

Cardenal Burke/>

Cardenal Burke

  •  

(J. Luis Ferrando).- ¿Hasta cuándo, abusarás de nuestra paciencia? Esta frase tan famosa, pronunciada por Cicerón inaugura la primera Catilinaria. Las Catilinarias, que muchos hemos tenido que traducir en nuestros estudios, son cuatro discursos, pronunciados entre noviembre y diciembre del año 63 antes de Cristo, después de ser descubierta y reprimida una conjura encabezada por Catilina para dar un golpe de estado.

Catilina estaba presente cuando Cicerón pronunció el discurso en el templo de Júpiter Stator: al entrar en el mismo, los demás senadores se apartaron de él y lo dejaron solo en su escaño. Catilina trató de replicar el discurso, pero los senadores lo interrumpieron una y otra vez acusándolo de traidor.

Tantos fueron los insultos que vertieron contra Catilina, que éste tuvo que salir corriendo del Senado, y poco después abandonó la ciudad y se dirigió al campamento de Manlio, que estaba al mando del ejército rebelde. Probablemente esta célebre frase le habrá venido a la cabeza, más de una vez, al Papa Francisco en estos últimos tiempos. Sin duda, el cardenal Burke insiste en amargarle las Navidades.

Las últimas noticias están en la línea de una conjura en toda regla, por parte del cardenal Burke, que quiere acabar con el Papado de Francisco. El Papa está teniendo mucha paciencia, pero ¿hasta cuándo? En su discurso a la Curia Romana, Francisco habló de "una resistencia maliciosa, que nace de mentes distorsionadas y que se da cuando el diablo, a menudo con piel de cordero, inspira malas intenciones".

Sin duda, un misil dirigido directamente a Burke y a los Cardenales, que le han dirigido la famosa carta de los "dubia". Y añade el Papa Francisco: "una buena resistencia es necesaria y merece ser escuchada, aceptada y animo a expresarla. Es una señal de que todo el cuerpo está vivo". En una palabra, el Papa, no rehuye la crítica constructiva y bien intencionada, sino todo lo contrario. Pero lo que es inaceptable es la crítica destructiva y la planificación de una ruptura grave de la comunión eclesial.

El pueblo de Dios no tenemos porqué soportar esos espectáculos deplorables. Burke and company, quieren dar la impresión de que son los auténticos guardianes de las esencias de la doctrina cristiana, los verdaderos cancerberos del sistema. Y la estrategia es el acoso, desde los medios de comunicación afines, al Papa Francisco. Sin duda le están provocando públicamente para que salte la chispa.

Sólo deseo, como cristiano, que el Papa, que ya les ha calado, aguante el tirón. Entrar al trapo sería darles más cancha y servirles de altavoz. El problema es ¿hasta dónde quieren llegar? Desean crear un escándalo mayúsculo, para que todo el mundo se posicione. Esto no haría ningún bien a la Iglesia en estos tiempos. ¿Lo conseguirán?

Esto ya es más complicado, pero que lo intentarán, seguro. ¿Qué trascendencia tendrá? Evidentemente. desde el punto de vista mediático, es un tema muy atractivo, pero eclesialmente muy triste. Las consecuencias, probablemente como en las Catilinarias, Catilina, en este caso Burke, tendrá que salir voluntariamente del Colegio Cardenalicio, si no logra su objetivo.

El escándalo puede estar servido. Para la Iglesia Universal es un duro golpe. La figura del Papa Francisco, sin duda, podría salir reforzada, pero no es una situación deseable. Puede convertirse en un momento muy duro de descomunión eclesial. Y la Iglesia no puede permitirse una situación de esta índole. Algunas personas, cercanas a estos señores, deberían disuadirles de sus intenciones. El mal que pueden hacer, en algunos casos puede ser irreparable.

La fijación enfermiza les está llevando a una locura increíble. Unos señores, que deberían estar al servicio del Papa, se encuentran absolutamente enfrentados al mismo. ¿Hasta cuando soportará en Papa Francisco esta conjura? ¿Cómo pasarán estos monseñores las Navidades?