No a la polarización, G. Mûller, Prefecto de la SCDF

Todas las noticias



Müller sobre las “dudas” de los 4 cardenales: no a polarizaciones

El Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe explicó que su dicasterio no responderá. Y también expresó su opinión personal en contra de los sacramentos para los «irregulares»
 
REUTERS

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Ludwig Müller


Pubblicato il 02/12/2016
Ultima modifica il 02/12/2016 alle ore 13:15
CIUDAD DEL VATICANO


El cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, confirmó que su dicasterio no responderá a las «dubia» formuladas por los cuatro cardenales sobre «Amoris laetitia», que se concentran en la posibilidad de que accedan a los sacramentos los divorciados que viven en una segunda unión, en algunos casos y después de un recorrido de discernimiento. El purpurado alemán, en una entrevista con la agencia austriaca Kathpress, explicó que el ex Santo Oficio «actúa y habla» con la autoridad del Papa, por lo que no puede tomar parte en una «diversidad de opiniones».  Müller también advirtió sobre el peligro de la «polarización» en la Iglesia. Papa Francisco se refirió al mismo argumento durante la homilía del 19 de noviembre pasado, en ocasión del Consistorio: «El virus de la polarización y la enemistad —dijo el Pontífice— se nos cuela en nuestras formas de pensar, de sentir y de actuar. No somos inmunes a esto y tenemos que velar para que esta actitud no cope nuestro corazón».

El Prefecto de la Doctrina de la Fe también explicó que las cinco «dudas» fueron enviadas directamente al Papa antes de que fueran publicadas y declaró que Francisco todavía podría encomendar a la Congregación que calme la tensión. «En este momento —añadió— es importante que cada uno de nosotros permanezca concentrado que seamos objetivos, en lugar de entrar en polémicas y mucho menos crearlas». Müller decidió no dar respuestas en relación con los pasajes de «Amoris laetitia»que según los cuatro cardenales habrían creado «confusión».

La Congregación para la Doctrina de la Fe, que habla con la autoridad del Papa y con su aprobación, no ha tomado partido. Pero están los textos de las proposiciones sinodales y el de la exhortación post-sinodal «Amoris laetitia» publicada por el Pontífice, que abre la posibilidad, con cautela y no como derecho ni mucho menos indiscriminadamente, para llegar en algunos casos y después de un profundo camino de discernimiento, a la concesión de los sacramentos.

Para concluir, el cardenal expresó su opinión personal sobre el argumento en la misma entrevista, en la que recordó, con respecto a la comunión para los divorciados que se han vuelto a casar, que la Congregación para la Doctrina de la Fe no permitió, en 1994, que tres obispos alemanes otorgaran esta posibilidad.

www.religiondigital.com