El Señor, nos construyó la casa sismoresistente

Todas las noticias

   
(Ayuda parroquial/ Redacción).-Luego del devastador terremoto que afectó a las provincias de Esmeraldas y Manabí, el lúgubre  sábado 16 de abril de 2016, nuestra parroquia unida a su párroco emprendió actividades de ayuda cristiana y responsabilidad pastoral.
     
      Iniciamos en mayo 2016.
     Lo primero: Recolectamos víveres y ropa para auxiliar a nuestro hermanos.
   Concomitántemente, emprendimos jornadas de oración bajo el lema de Habacuc "En el terremoto, Señor, acuérdate de tu misericordia", y vivimos la acción misericordiosa del Señor que escucha el lamento de sus hijos.
  Todos los jueves la comunidad se reunía para adorar al Señor Jesús sacramentado y los domingos todas las eucaristías pedía por sus hermanos difuntos y dannificados del terremoto.

   Otro frente empezó con la elaboración de platos típicos costeños a base de mariscos ofertados los domingos a los feligreses. Con estos fondos pudimos ayudar a una familia manabita afectada por el terremoto en Portoviejo. 
  En la parroquia, también, atendimos con ayudas económicas, ropa y víveres a hermanos desplazados por efectos del sismo.

   La solidaridad va creciendo

  Las colectas dominicales parroquiales se unieron para sumar y contribuir al proyecto de donar una casa sismoresitente para una familia damnificada de Esmeraldas. Poco a poco fuimos domingo a domingo uniendo las colectas para un fin mayor.

  Donar una Casa sismoresistente, selección de la familia a favorecer.
   

   El sueño de nuestra parroquia era donar una casa sismoresietnte con todas las comodidades para una familia de escasos recursos económicos donde vivan con la dignidad de hijos de Dios.
   
  Por ello nuestro párroco pidió al párroco de Muisne le ayude con la selección de una familia que cumpla con 3 condiciones:  
                      1.- Que halla sido afectada por el terremoto
                       2.- Que esté vinculada a la pastoral de su parroquia
                       3.- Que tenga una real necesidad y que no sea beneficiaria de donación gubernamental

  El P. Julio Bhara, párroco de Muisne nos propuso algunos candidatos y con él se seleccionó a Doña Angélica Flor, catequista de la parroquia, cuya casa fue destruida por el sismo; su esposo es agricultor y tienen 3 hijos infantes, su economía es deficiente.
 
    Una vez seleccionada la familia y contando con un monto de cerca de $. 7.400 usd, nuestro párroco P. Guido Bass, contrató los servicios de la empresa IMG, quienes ofertaban un modelo de casa sismoresistente. 
  
Manos a la obra

   
  Dicha empresa fue la encargada de cristalizar el proyecto. La casa fue fabricada en Quito y llevada para ser armada en Muisne continental, en le barrio "Pueblo nuevo", suburbio cantonal.


  
    Antes hubo que fundir las bases: 16 columnas en hormigón armado, plataforma sobre la que se asentó la casa. El proyecto superó los diez mil dólares, por ello el 28% lo donó, con enorme satisfacción, nuestro párroco.

 
    Esta construcción es liviana de 1.5 toneladas, posee un área de 47 mt2, repartidos en 2 habitaciones, sala comedor, baño completo, cocina amueblada, con todas las comodidades para vivir con dignidad.



      Y es que, si el Señor no construye la casa, en vano se cansan los albañiles.
      Bendecimos al Señor por su gran generosidad y misericordia y damos gracias a todos nuestros feligreses por su solícita ayuda y contribuciones.


    Les invitamos a MUISNE, para bendecir esta casa el domingo 19 de noviembre a las 08: 30 de la mañana.



  ¡Bendito sea Dios!