El papa a la ONU: Promover la paz, lograr un mundo sin armas nucleares

Todas las noticias

El Papa Francisco, en la ONU


Denuncia el "despilfarro de recursos" en armamento, mientras no se lucha contra el hambre

El Papa pide a la ONU "trabajar con determinación" para conseguir "un mundo sin armas nucleares"

Francisco invita a la comunidad internacional a adoptar estrategias de largo alcance para la paz

Jesús Bastante, 28 de marzo de 2017 a las 12:46
El objetivo final de la eliminación total de las armas nucleares se vuelve un desafío y también un imperativo moral y humanitario
El Papa habala en naciones unidas />

El Papa habala en naciones unidas

  • El Papa, contra las armas nucleares 

(J. B./RV).- "Un mundo sin armas nucleares". Este es el sueño que el Papa Francisco ha transmitido a la Conferencia de la ONU que desde ayer se encuentra reunida para negociar un instrumento vinculante que conduzca a la total eliminación del armamento nuclear.

En un mensaje enviado a Naciones Unidas, y leído por el Subsecretario para las Relaciones con los Estados, Antoine Camilleri, Bergoglio anima a los mandatarios internacionales a "trabajar con determinación para promover las condiciones necesarias para un mundo sin armas nucleares".

Reivindicando el papel fundacional de la ONU, Francisco recuerda que "una ética y un derecho basados sobre la amenaza de la destrucción recíproca - y potencialmente de toda la humanidad - contradicen el espíritu mismo de las Naciones Unidas", por lo que es preciso "comprometernos por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu".

Considerando las principales amenazas contra la paz y la seguridad con sus múltiples dimensiones, en este mundo multipolar del siglo XXI, como por ejemplo el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales, la pobreza, el Papa señala que "emergen no pocas dudas sobre la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos".

Una preocupación que se constata en "las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que se producen con el empleo de cualquier tipo de arma nuclear, con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio", por no hablar del "despilfarro de recursos" que se conceden a las armas nucleares y objetivos militares.

 

 

Unos recursos que, en cambio, "se podrían utilizar para prioridades más significativas, como la promoción de la paz y del desarrollo humano integral, así como la lucha contra la pobreza y la actuación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible".

Por ello, el Papa invita a la comunidad internacional a adoptar estrategias de largo alcance para promover la paz para toda la humanidad. Y es que "la paz y la estabilidad internacional no se pueden fundar sobre un falso sentido de seguridad, sobre la amenaza de un destrucción recíproca".

"La paz se debe construir sobre la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la custodia de la creación, la participación de todos en la vida pública, la confianza entre los pueblos, la promoción de instituciones pacíficas, el acceso a la educación y a la salud, el diálogo y la solidaridad", prosigue el mensaje papal.

"El objetivo final de la eliminación total de las armas nucleares se vuelve un desafío y también un imperativo moral y humanitario", reitera, subrayando que "en este esfuerzo debemos evitar aquellas formas de recriminación recíproca y de polarización que impiden el diálogo, en lugar de alentarlo".

El Mensaje del Papa concluye deseando que los trabajos de la Conferencia de la ONU, para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, "puedan ser proficuos y puedan dar una contribución eficaz para avanzar en aquella ética de la paz y de la seguridad cooperativa multilateral, que tanto necesita hoy la humanidad".

 

 

www.religiondigital.com