El jubileo de las personas privadas de libertad en Roma

Todas las noticias

Mil detenidos en San Pedro para el Jubileo de los presos

Monseñor Fisichella: el Año Santo no ha sido un fracaso, con 20 millones de peregrinos; haremos un análisis sobre los eventuales límites que pueden haber impedido su éxito total
- -

Mil detenidos en San Pedro para el Jubileo de los presos


Pubblicato il 03/11/2016
Ultimo aggiornamento il 03/11/2016 alle ore 15:43


Mil detenidos participarán en el Jubileo de los presos, que concluirá el próximo domingo con una misa presidida por el Papa en San Pedro. Presentó el evento monseñor Fisichella, responsable vaticano del Año Santo de la Misericordia que comenzó el 8 de diciembre de 2015 y concluirá el próximo 20 de noviembre. Al final, anunció, habrá una reflexión sobre «eventuales limites que pueden haber impedido su éxito completo». Pero ningún «fracaso»: hasta el momento han participado 20 millones de peregrinos.

«Hemos vivido un Año intenso, rico de novedades y de momentos muy significativos para la vida de la Iglesia», dijo el Presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. «Habrá ocasión, en las próximas semanas, para un momento de reflexión final para verificar si las finalidades y las expectativas del Jubileo fueron alcanzadas y sobre los eventuales límites que pueden haber impedido su éxito completo». Respondiendo a las preguntas de los periodistas, el arzobispo dijo que hasta el pasado 30 de octubre, según los cálculos de su dicasterio, han pasado por la puerta santa de San Pedro 19 millones 797 mil 653 personas. «Cuando leo que el Jubileo ha sido un fracaso… No hay límites para la fantasía, y hay que dejar espacio creativo para la fantasía, pero las noticias no se hacen con la fantasía, y si en lugar de chismorrear con un oficial de la Curia los periodistas me preguntaran, tendrían estas cifras».

El penúltimo evento (el sábado 5 y el domingo 6 de noviembre) será el Jubileo de los presos. «Como se sabe, por primera vez será posible que un gran número de detenidos provenientes de varias partes de Italia y de otros países esté presente en la basílica de San Pedro para vivir el propio Jubileo con Papa Francisco», explicó Fisichella. «Fueron invitados a participar en el Jubileo de Roma los detenidos con sus familiares, los agentes de la Policía Penitenciaria y otros agentes penitenciarios, los capellanes de las cárceles y las asociaciones que ofrecen asistencia dentro y fuera de las cárceles. Por el momento se han inscrito 4000 personas, de las cuales más de mil serán detenidos», que se encuentran principalmente en las cárceles italianas, pero también habrá de otros 11 países: «Inglaterra, Letonia, Madagascar, Malasia, México, Holanda, España, Estados Unidos, Sudáfrica, Suecia y Portugal». También participarán menores, «personas que viven alternativas a la cárcel en el territorio, personas en arresto domiciliario y detenidos definitivos con diferentes condenas», incluida la cadena perpetua. No habrá condenados a muerte: «el interés del Papa va más allá del Jubileo», explicó Fisichella, quien subrayó que en los últimos «meses el Papa ha tenido contactos telefónicos» con un condenado a muerte en los Estados Unidos. Después de su visita al Congreso de Washington, en septiembre de 2015, el Papa pidió, sin éxito y a través de cartas del Nuncio apostólico, que diferentes gobernadores de diferentes estados del país suspendieran las ejecuciones de algunos condenados a muerte. El jubileo de los detenidos, que comienza el sábado con la visita a las iglesias jubilares, terminará el próximo domingo por la mañana. Cuatro personas (un detenido, un menor de edad, el hermano de una persona asesinada y un agente de la policía penitenciaria) que ofrecerán sus testimonios, intercalados con música y cantos del Coro Papageno (compuesto por voluntarios y detenidos de la Casa de reclusión Dozza de Boloña).

Al margen de la conferencia de prensa para la presentación de este evento, monseñor Fisichella comentó con los periodistas la «Marcha por la Amnistía, la Justicia, la Libertad», organizada para el mismo domingo por los radicales italianos y dedicada a Marco Panella (político italiano que acaba de fallecer, ndr.) y Papa Francisco. «En el último encuentro que tuve con Panella, en la presentación de un libro, le dije —contó Fisichella—: “¿Has visto el compromiso de Papa Francisco con los detenidos? Y no se ha acabado, habrá un evento importante”. Su mirada era radiante, y dijo: “Estoy convencido de que hará lo más justo».

Monseñor Fisichella también ilustró el Jubileo de las Personas Socialmente Excluidas, que se llevará a cabo del viernes 11 al domingo 13 de noviembre, antes del final del Año Santo. Se trata, explicó, «de personas que debido a diferentes motivos, desde la precariedad económica hasta diferentes patologías, desde la soledad hasta la carencia de vínculos familiares, tienen dificultades para incorporarse en el tejido social y siempre acaban al margen de la sociedad, sin una casa o un lugar en donde vivir». Los alrededor de 6 mil participantes provendrán de diferentes países. Se la la organización se está encargando la Asociación francesa Lazare, fundada por Étienne Villemain. El Papa se reunirá una primera vez el viernes 11 en el Aula Pablo VI y después celebrará una misa el domingo 13 en San Pedro. 

www.vaticaninsider.es