Mahony no irá finalmente a Scranton como enviado del Papa

Todas las noticias

Mahony no irá finalmente a Scranton como enviado del Papa

Carlos Esteban
20 febrero, 2018

Segunda rectificación en unos pocos días: el Cardenal Roger Mahony ha anunciado que no será el representante papal en la Misa Conmemorativa de la Diócesis de Scranton, en Pensilvania, como se anunció la semana pasada, después de que el nombramiento provocara una fuerte reacción de indignación pública. 

La súbita retirada de Mahony, ex Arzobispo de Los Ángeles y una de las figuras más altas de las implicadas directamente en el encubrimiento de abusos sexuales por parte de clérigos en Estados Unidos que ensombreció los últimos años del pontificado de Juan Pablo II, sucede inmediatamente a la aceptación por el Papa de la renuncia del obispo de Aharia, tras las prolongadas protestas del clero de su diócesis por cuestiones étnicas.

El pasado junio, Francisco reaccionó con inusitada dureza a estas protestas, llegando a amenazar con la suspensión ‘a divinis’ de todo sacerdote de la diócesis que no expresase por escrito personalmente su arrepentimiento y planteándose incluso la supresión de la diócesis. Pero ayer mismo informábamos que Su Santidad ha cedido finalmente, aceptando la renuncia del contestado obispo y reemplazándolo por otro mejor aceptado.

Esta sucesión de rectificaciones -si, como es razonable suponer, la retirada de Mahony guarda alguna relación con las protestas que ha provocado su nombramiento- refuerzan un precedente que podría dar alas a quienes se opongan a nombramientos o decisiones ‘non gratas’ procedentes de Roma.

Un caso evidente es el de Osorno, diócesis chilena donde abundan las protestas por el nombramiento como obispo de Juan Barros, al decir de algunas víctimas testigo y cooperador de los abusos a niños del Padre Karadima, condenado en su momento. Francisco insistió en su defensa de Barros durante su reciente viaje a Chile y alegó que ninguna de las víctimas se había dirigido a él para acusar al obispo, algo que pareció desmentir el Cardenal O’Maley cuando aseguró haber entregado en mano a Francisco una carta con la confesión de una de las víctimas. Francisco ha negado haber recibido dicha carta, y el asunto aún no se ha aclarado en un sentido o en otro.

En su escueta nota oficial, la oficina de prensa de la Diócesis de Scranton no cita razón alguna para la ausencia de Mahony, limitándose a señalar que “no puede” asistir a la ceremonia.

www.religiondigital.com