¡No más pederastas! Adiós al amado discípulo del elitista pederasta Karadima, Barros

Todas las noticias

¡BASTA DE ABUSOS!: Adiós clamado.

(Guido Bass/ Teólogo y canonista)

"Señor enséñame a decir la verdad delante de los fuertes

y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles" (Ghandi)


NO AL ENCUBRIMIENTO DEL PEDERASTA. 


1. El gravísimo delito de pederastia: abuso sexual, unido a otros abominables crímenes: encubrimiento, complicidad; y prácticas ruines del opulento y mimado clero arribista, que están en franca y descarada contradicción con la vida y el mensaje de Jesús, manso y humilde de corazón: homosexualidad; abuso de consciencia, abuso de autoridad, nepotismo, carrierismo, reptantes encumbrados, chupamedismo, faraonismo, selectividad social, enriquecimiento ilícito, etc; en palabras de nuestro amado y ejemplar Papa Francisco, no se resuelve, cambiando obispos, aunque por allí puede empezar cierta renovación en la Iglesia, también en la nuestra que padece iguales males.

LO DE CHILE NO ES UNA EXCEPCIÓN.

2. El problema de Chile no es ajeno al orbe entero. Hoy se destituye a un cuestionado y encubridor obispo del crimen de pederastia y más delitos. Esta crisis de la Iglesia chilena como de la ecuatoriana empieza en los seminarios, en sus (de) formadores, son un escándalo de vida moral pero con gran prestigio para sus obispos y hasta de cierta parte del clero, afín  a sus abominables prácticas. 

   Fuimos testigos de la corrupción económica y moral habida hacia dentro del Seminario Mayor de Quito. En la lista de (de) formadores, entonces colombianos, estaban homosexuales activos que generaban escándalos sexuales y que luego se toleraban y silenciaban como lo más normal, pues ellos estaban a la cabeza. Cuantas veces lo denunciamos a la misma autoridad eclesiástica, pero no sirvió de nada, fuimos perseguidos, no creídos -eramos calumniadores- amenazados por su rector y hasta dimitidos.

  Estos colombianos llegaron a Ecuador para trepar, baste un ejemplo: uno de ellos fue ecónomo, manejaba los fondos del semirario a su antojo, vicerrector del mismo, a la par profesor y director de la Escuela de filosofía y hasta decano de teología de la U. católica; aprovechó para doctorarse en la misa facultad y tenía sus amantes entre los mismos seminaristas, como también fuera, en la facultad de teología, entre sus alumnos. 


Era un acosador, llegaba a tal cinismo que les pagaba a sus amantes departamento, estudios, los promovía en notas y les otorgaba toda comodidad a cambio de favores sexuales. Manejaba grandes fondos, lucía abultadas chequeras y vestía como una reinita tan flamante y con lujos., todo un amanerado, verlo era tan ridículo y escandaloso: una plebeya con barba. Tiene gran "prestigio".

 Hoy queda vacante la sede de Osorno-Chile, pero ya vemos a los chupamedias, a la cola, para alzarse con la mitra. Y es que si hubiese una lluvia de mitras, en toda la Iglesia, poniendo a la cabeza la nuestra, ninguna caería al piso, tal es la humildad y el servicio que se aprenden en la (de) formación.

¿CÓMO BARROS TREPÓ HASTA EPÍSCOPO?

3. La respuesta, es igual: como, por lo general,  han llegado varios. 


4. Si su padrino es el todopoderoso pederasta karadima, en cuya parroquia elitista "El bosque" según información de la prensa, tenía oficina el mismísimo nuncio, ya estaba garantizada la mitra, para sus seguidores y este juego es evidente, el criminal, el violador de niños, el homosexual corrupto y corruptor, necesita cubrir sus espaldas, es más, mantener su "santo prestigio" y quienes mejor lo pueden hacer con autoristarismo y limpiando el camino, facilitando la impunidad, es un coro de iguales, salidos de su camada y alzados con la mitra por su decisiva influencia.



No hace falta "romperse la cabeza" allí está la forma como llegan algunos a calzarse la tan deseada mitra. Hay muchos intereses económicos y de poder, de por medio.

5. Según se dice es el Espíritu Santo quien llama al epíscopo. Lo que si sé y con toda certeza es que jamás hay ninguna novedad, en este sentido "no hay nada nuevo bajo el sol", los que están en la lista son los que llegan.

 Nunca se llaman a profetas, a sacerdotes que con frontalidad denuncian los odiosos privilegios del mimado clero y su epíscopo, los que tienen un juicio recto e imparcial, y temen a su Dios, intentando -en medio de sus pecados-,seguir sus huellas, quienes jamás lamen las manos de su obispo, que dicen las cosas claras y sin tapujos, aquellos que nunca están en la "corte de los mitrados";  tampoco se llama al episcopado a los que son libres de todo servilismo, a aquellos que siguen la actitud templada de Dionicio, quien le dijo al poderoso homosexual estratega Alejandro Magno, "apártate de mi vista que me quitas el sol", a pesar de que éste le había prometido lo que quisiera. Estos siempre son apartados con una entelequia infernal, empero  son dignos de admiración y respeto, son auténticos hombres primero y vocacionados, nunca lucran con su sacerdocio, ni se venden, pero son muy escasos, están en peligro de extinción, los otros abundan por doquier para eso fueron (de) formados, para ser chupamedias de chupamedias.


Por lo general los que son promovidos, alzados a mejores parroquias y oficios eclesiásticos por sus "méritos" afectísimos a su obispo son los que llegan a mitrados.
Allí están los familiares de obispos y cardenales, ¡que cinismo! los que ocupan las mejores parroquias, los que están en los mejores cargos eclesiásticos a nivel de Iglesia universal, Conferencia episcopal, curia diocesana, cabildo catedralicio, unidades educativas y demás organismos de la Iglesia.
Por eso cuando se dice que aquel "ha sido nombrado obispo", eso no es novedad, hace años que se lo había cantado. 
Se sabe, que de la lista de los queridísimos del ordinario, casi siempre salen sus sucesores.


6. El PROTEGIDO EXCELENTÍSIMO Y REVERENDÍSIMO BARROS, gracias al descubrimiento y denuncia de sus horrores y la rectificación del error, por mala información dada al mismísimo Papa, de la injusta cima cayó a la justa sima. 


 El caso es que Karadimas y Barros, hay muchos que se mantienen y siguen encumbrándose, blindándose y siendo impunes a todo justicia. Pues hay todo un lobby de ministros ordenados, incluso de feligreses de alcurnia que los sostienen, defienden y promueven pues se deben favores mutuos y en ocasiones hasta son cómplices en sus "andanzas". Esto ha quedado patente en Chile, caso penoso y alarmante que no difiere del de nuestra iglesia local.

TODO EL EPISCOPADO CONTRA LAS VICTIMAS: HABÍA QUE SILENCIARLAS.

7. Gracias no a la Conferencia episcopal chilena, ni al nuncio, ni a sus antecesores, ni al presbiterio chileno, sino al clamor e insistencia de las víctimas, que como la viuda del evangelio una y otra vez pedían al Vicario de Cristo, el Sumo Pontífice: "hazme justicia contra mis abusadores", que por fin se hace justicia, en el pontificado de nuestro admirado Papa Francisco, una década atrás esto era imposible, el "sistema polaco" imponía el silencio.

8. Las víctimas fueron denostadas por el mismo episcopado chileno, quisieron silenciar su voz, ellos actuaron como cuerpo para defenderse y atacar, sabían que si cae uno puede desatarse el efecto dominó. 

Incluso el mismo Papa cometió el error de no creerles, porque las informaciones que le llegaban no eran verdaderas, pero como hombre auténtico, de profunda comunión con Dios, Padre y pastor de la Iglesia Universal, recoció y rectificó su error, ¡qué grandeza y que ejemplar acción de nuestro amado papa Francisco! es una clara inspiración del Espíritu Santo.

VALENTÍA Y PERSEVERANCIA DE LAS VÍCTIMAS


9. Pero fue la insistencia de las víctimas del monstruo de karadima -sujeto corrompido y corruptor, quien jamás, debió de llegar al sacerdocio, impune lamedor de las élites jerárquicas y sociales- así como la acusación contra sus compinches -que fueron encumbrados a obispos- que por décadas pidieron justicia y que gracias a los MCS y redes sociales que denunciaron esta lacra, se hicieron escuchar y se mantuvieron perseverantes por años en su demanda de reparación. 

El Papa Francisco a alabado su valentía y perseverancia.

Y en el mismo nombre del Dios que invocaban sus mitrados detractores, hoy se hace justicia , pero sin ninguna manipulación, rompiendo todo encubrimiento.


10. Acaso no debemos imitarlos, más aún cuando el "Loco de Galilea", nos dice: ¡Sígueme!, ¡no les tengas miedo!
¡Bendito sea Dios!